Mi primera Quebrantahuesos

4:55 suena el despertador. Que sueño, hace poco rato me ha parecido que llovía. Me levanto, voy a la ventana y veo que ha llovido, pero ahora no lo hace. Después de una semana mirando y valorando las distintas previsiones, espero que se cumplan las ultimas y no llueva en la parte francesa. Desayuno contundente y abundante para llenar los depósitos, y nos vamos hacia Sabiñanigo. 



Aparcamos y ya vemos que la gente se esta poniendo ropa de invierno, y nosotros de corto y sin abanico. Chaqueta de manga larga, culote corto y guantes de invierno. Nos vamos a nuestro cajón de salida, sin prisa, sabemos que hay tiempo y desde que salgan los primeros hasta que salgamos nosotros pasara mucho rato.


Cruzamos la linea de salida con 25 minutos de desventaja respecto al primero. Momentos de nervios, pelotones muy grandes y cuando pillamos la autovía, sopla viento de costado y ya se ven las nubes sobre la cordillera. Empezamos a hablar con un trío de tres amigos que han venido desde Alicante para hacer la QH y es la primera vez que participan, los dos que tiran del grupo aumentan el ritmo y yo decido no seguirlos.No voy a machacarme en el llano tratando de seguirlos con 4 puertos por delante y 180 kilómetros. Cruzamos Jaca con un ambiente impresionante y tomamos la carretera dirección Alto del Somport.


Al empezar a subir el puerto vemos nubes en el paso fronterizo, ¿ sera solo nubes, niebla o estará lloviendo? Al llegar a Canfranc empezamos a cruzarnos con algunos ciclistas que se retiran, a la altura de la estación los grupos ya son mas numerosos y de allí hasta Candanchú parece como si acabara arriba, auténticos pelotones de ciclistas diciendo no crucéis, es una locura. 

En el avituallamiento de Candanchu cae txirimiri, nos comemos un plátano, nos ponemos el chubasquero y seguimos hacia arriba. En la cumbre, a 1640 metros la lluvia es mas intensa y el termómetro marca dos grados. Muchos se dan la vuelta, nosotros decidimos seguir. Descenso mojado, peligroso y con gente subiendo el puerto. Mis manos empiezan a congelarse, voy cambiando la posición de los dedos sobre el freno, pero no mejora. En les Forges d´Abel, donde la carretera vieja se junta con la carretera que va hacia el túnel las ambulancias están repartiendo guantes de latex. Ciclistas dentro de las ambulancias, otros han decidido ir a resguardarse dentro del túnel a la espera de los autobuses, el paisaje no anima mucho a continuar. Voy a pedirle unos guantes a uno de los técnicos de la ambulancia y al tocarme las manos me dice: entra dentro, con estas manos no puedes seguir.



Me quita los guantes, los pone encima del calefactor y de repente, un dolor insoportable en mis manos. El contraste entre el frío de fuera y el calor de dentro de la ambulancia, esta dilatando mis manos y esto produce un dolor brutal. En esos momentos, la idea de la retirada ronda por mi mente, pero se que defraudaría a mucha gente. Mi padre me mira desde el otro lado del cristal y el ambulanciero suelta una frase: venga, que una de La Fueva no se va a retirar aqui, sois mas duras que esto. Al oír esa frase, mi cerebro piensa automáticamente en mi abuela, no se la razón, supongo que la conexion de La Fueva y duras. Ahí lo tengo claro, me pongo los guantes de latex, encima los guantes de la bici, salgo de la ambulancia y cojo la bici. En los primeros 500 metros me cuesta mantener el cuerpo encima de la bicicleta, varios escalofríos hacen que me tambalee. Pongo mas desarrollo y a dar pedales el tramo que nos queda de bajada.

Tras pasar por Urdos, se acerca una furgoneta con remolque y le dice a mi padre: sois final de carrera, pero tranquilos vais en tiempo, no os tenéis que preocupar. Adelantamos a gente que ha pinchado, uno meándose en sus propias manos en un intento de calentarlas. Es una locura. Ni rastro de pelotones, ni grupos. Afrontamos el llano hasta Escot solos, bajo un tremendo aguacero y tratando de comer y beber aunque el cuerpo no quiera. 

Llegamos al avituallamiento y uno de los voluntarios me saca el botellin, me lo rellena de agua e incluso me echa hasta las sales. Les damos las gracias, porque estar tantas horas en un mismo sitio, con mal tiempo y que te traten tan bien y siempre con una sonrisa en la boca y unas palabras de animo, es para hacer un monumento a todos los voluntarios.



Y aquí llegan los 4 kilómetros duros del Marie Blanque, esos kilómetros con los que tanto tiempo lleva mi padre metiéndome miedo y que el los califica como una pared. Primer kilómetro llevadero, aunque empieza a llover. Segundo kilómetro, un poco mas duro, decido meter el 32. Tercer kilómetro al 13%, decido no mirar mas allá de mi bicicleta. Mi padre me espera y le digo: ¿donde están esos pelotones de gente que sube haciendo S o desmontados de la bici?. Espero que el siguiente kilómetro sea mas suave. Mi padre ríe y me afirma con un movimiento de cabeza. Adelantamos a algunos ciclistas que suben andando estas terribles rampas del puerto francés y cuando llego a la altura del cartel que marca ultimo kilómetro y veo que marca 12%, le suelto: menos mal que aflojaba!!!. Ultima rampa, se oye el gaitero, vamos a coronar. 

Bajamos hasta el avituallamiento, los gendarmes quieren cerrarlo ya porque queda muy poca gente en carrera y se acerca la hora prevista para abrir la carretera. No paramos y decidimos comer de camino al Portalet. El llano hasta Laruns con viento de costado, otra vez vamos solos. No hay manera de formar un pequeño grupo para ir a relevos, esto es un sálvese quien pueda. Pasamos Laruns y paramos en un lado de la carretera. Gel, barritas. Hay que comer, son casi 29 kilómetros de puerto y viendo la lluvia y viento que hace se van a hacer muy largos. Vamos restando kilómetros, pasamos por Eaux- Chaudes, primer cuarto de puerto superado. Dos kilómetros de porcentajes duros y llegamos a Gabas. Venga, ya tenemos la mitad. Vuelve a llover con fuerza cuando alcanzamos la presa de Artouste y al llegar al avituallamiento huele a caldo. Creo que estoy alucinando, pero es cierto, los voluntarios han preparado cazuelas de caldo en un intento de que los corredores repongan fuerzas, calor y puedan acabar la marcha. Los voluntarios no dejan de sorprenderme. Son unos cracks, increíbles, ellos si que merecen todos los aplausos.
Reanudamos la marcha y uno kilometro mas adelante nos encontramos con nuestros amigos de Alicante. Vaya sorpresa, ellos pensaban que habíamos abandonado, porque me habían visto entrar en la ambulancia. 

Se acercan las viseras,la alegría por ver la cima tan cerca hace que aumentemos el ritmo y cuando nos damos cuenta se han quedado. Sufro un pequeño momento de crisis cuando veo que avanzamos y avanzamos , y no llegamos nunca al Hotel du Pourtalet. Mi padre lo nota y me anima: Venga Bruis, que no queda nada, esto ya lo tenemos. Intento llamar a mi madre, hemos quedado que al coronar la llamaríamos para que se acercara a la meta, pero entre el agua y mis dedos que están un poco perjudicados, es imposible hacer funcionar la pantalla táctil del móvil. Mientras lo intento oigo a un Guardia civil decir que han anulado Hoz de Jaca por motivos de seguridad.


Descenso durisimo, me voy congelando por momentos y mi cabeza solo va pendiente de los kilómetros que me restan de bajada. Al pasar el desvió de Hoz de Jaca un motivo de alegría, al fin luce el sol. Queda muy poco, ya casi lo tenemos. Al paso por Biescas el pueblo esta al borde de la carretera, gritando VALIENTES!!! Yo no puedo parar de saludar, nose ni como agradecerles esas palabras de animo cuando ya llevas mas de 10 horas encima de la bicicleta. Nos queda los últimos kilómetros de llano hasta el ultimo escollo, la trampa de Cartirana.


Ya estamos en Sabiñanigo, sintiendo los aplausos de la gente, los gritos de animo diciendo: Valientes, campeones, venga que ya lo tenéis. Ultima recta antes de meta y un guardia civil despistado se dispone a cruzar, no me lo pienso y le suelto: Ehhh tuuuu, donde vas???. Os imagináis que me detienen a 200 metros de meta por desacato a la autoridad, vaya escándalo habría sido y como habría cambiado el titulo de esta entrada.

Giramos hacia la izquierda y cogidos de la mano cruzamos la meta. Supero la linea acompañada de mi padre. El culpable de que este dando pedales,mi guía y sin el que jamás podría haber cruzado la linea de meta de la ‪Quebrantahuesos 2016. Mi madre aplaude y cuando nos acercamos a ella soy incapaz de contarle nada, la emoción puede conmigo y tengo un nudo en la garganta que me impide hablar. 


Miro mi móvil y veo que tengo una llamada de la organización. Soy la fémina mas joven en acabar este año, una edición que ha sido calificada por la propia organización como una de las mas duras. 
Me acerco al camión de la organización y allí me comunican que no van a hacer entrega de premios, un ciclista ha muerto en la Treparriscos. Descanse en paz y mucho animo para sus familiares.

Vamos a recoger las medallas y allí nos encontramos con los chicos de Alicante. Nos felicitamos mutuamente y nos emplazamos hasta la próxima.


Tras meses y meses de entrenamientos, sacrificios, horas robadas a la familia por salir en bici, lo habíamos conseguido, habíamos cruzado la meta, teníamos nuestra primera Quebrantahuesos juntos. 

Finalmente al recoger este premio me acordé de una persona, la cual nos dejó hace unos meses y que lo habría enseñado con orgullo diciendo:  lo ha conseguido mi nieta. 


22 comentarios :

  1. Bonito y espectacular relato. Lo reitero,felicidades a los dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por los ánimos, por resolverme las dudas los días previos y por confiar en que íbamos a acabarla.

      Eliminar
  2. Muy orgullosa de ti Bruisita y del gran Sr. Gracia.
    Sigue pedaleando y sigue enseñandome tanto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias!!! Ya sabes, ves pedaleando que en próximos retos me tendrás que acompañar

      Eliminar
  3. ¡Qué grade eres Bruis! Enhorabuena de verdad a los dos, has hecho un etapón. Me alegro de que lo hayas conseguido, estuvimos siguiéndote y mandándote ánimos desde casa. Me asusté un poco al no ver actualizado el último tiempo, pero luego supimos que habían cortado en la Hoz. Éste será un día de ciclismo que no olvidarás en tu vida. Eres una CAMPEONA.
    Un besote gordo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Clara!! Os tenia asustados a todos, primero con tardar tanto en pasar por Escot y después sin pasar por Biescas. Costo mucho pero al final lo conseguimos. Estoy segura que los ánimos llegaron y nos dieron la fuerza para acabar

      Eliminar
  4. Enhorabuena BRuis!!!!.todo sacrificio tiene su recompensa y en tu caso se puede constatar.NOs has emocionado con tu descripcion tan bonita de la carrera y el toque humano que le has puesto.FELICIDADES.

    ResponderEliminar
  5. Una crónica estupenda. Forma parte de lo que se llama "La épica del ciclismo". No reblar tuvo su recompensa. Felicidades!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, costo mucho pero lo conseguimos.

      Eliminar
  6. Enhorabuena Bruis, ha sido una experiencia increíble. Para mi también fue la primera, eramos los que estábamos detrás de vosotros en la foto antes de salir, los de amarillo y azul, Bikers Getafe.

    Incluso yo creo que te pedi que nos hicieras una foto ;-)

    Nosotros también la acabamos hasta el final y por lo que veo debimos de estar muy cerca durante todo el tiempo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Alberto y felicidades a ti también!!! Un día duro de ciclismo, pero que recordaremos siempre. Seguro que fuimos con pocos minutos de ventaja, si hubiéramos podido formar grupos otra cosa habría sido jeje

      Eliminar
  7. Aquí tienes nuestra foto, ¿fuiste tu a que si?

    http://subefotos.com/ver/?e219c4a77cfd7cf42e3a6bec79e9ff93o.jpg

    ResponderEliminar
  8. Hola Bruisit y tu padre, como ex ciclista que soy, comprendo la dureza que pasasteis, al llegar a meta seguro que pensasteis nunca más, esto es así, el año que viene otra y otra...Los ciclistas sabemos sufrir y se sufre, siempre al limite de tus posibilidades, somos así. tengo 73 años una ELA m'aparto de la bicicleta. La siento como si continuara pedaleando, tu relato me hizo recordar mis proezas. Abrazos y sigue sigue no pares...Josep

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Josep!!! me alegra muchísimo que leyendo mi crónica hayas recordado tus proezas. Sigue luchando, un abrazo

      Eliminar
  9. Qué grande Bruis!! Menuda odisea, porque si ya es duro de por si, no quiero pensar como debe ser con esas condiciones. Me alegro mucho por ti y por que lo hayas conseguido con tu padre al lado. No puedo imaginar mejor premio. Enhorabuena!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Javier!!! Creo que si repito, me resultara mucho mas fácil jeje. A ver que día subes por aquí y hacemos una ruta sobrarbense

      Eliminar
  10. Enhorabuena Bruis!!!
    Nos alegramos de que “Os Gaiters de Samiango y Redolada” te diéramos fuerzas para terminar de subir ese último repecho del Marie Blanque. Llevamos ya veintidós años subiendo allí y doce con los instrumentos para daros marcha y que podáis bailar en esa subida. Cinco horas intentando no parar no defraudaros a ninguno de los que os guiais por el soniquete que montamos. Esperamos volver a repetir el año que viene.
    No te puedo mandar foto de nuestro grupo,no se :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!!! Era la primera vez que subia Marie Blanque, ya sabia por amigos que vosotros estabais en la cima y que animabais con vuestra musica a los que coronaban. Con la lluvia y niebla no se veía nada, pero al oir la gaita no sabeis que alegria me disteis . Muchas gracias por estar ahi, haga frio calor sol o lluvia.

      Eliminar

 

Blogs Recomendables

Entrenamientos